miércoles, noviembre 14

¿Por qué Conservación Urbana?


Por Cesar García Valderrama
Coordinador de Conservación Urbana de Terra Peninsular

Cuando se habla de conservación muchas veces nos quedamos con la impresión que se trata de preservar algún paraje pristino y aislado. En algún lugar lejano a la "civilización" y muy alejado de nuestras vidas cotidianas. Y tal vez pensamos en alguna selva tropical en algún lugar exótico del mundo. Estos lugares seguramente son importantes y únicos en el gran plan de las cosas. Pero seguirán un tanto lejanos a nuestras vidas diarias. A nuestro alrededor, las comunidades urbanas están lejos de estos idilios naturales y seguramente diametralmente opuestos a su belleza, y elegancia. Y es que en nuestros espacios no hemos podido encontrar solución a nuestros problemas de urbanismo y escasez de áreas verdes. Sin embargo, dentro de nuestras propias urbes existen espacios que aún conservan esa pureza o por lo menos alguna parte substancial. Han quedado sepultadas en nuestros centros urbanos, entre la tablaroca y la mampostería aisladas algunas de estas jóyas verdes. Quizás las veas en alguna ladera en ocasiones cuando vas manejando o en algún gran baldío. Esperando ser redescubiertas. Sin embargo, más que algo perdido o que haya quedado remanente, (y que lo vuelve aún más amenazado), simbólicamente y perceptílmente, estos espacios pueden ser las anclas que aten a nuestras comunidades de regreso al contacto con el mundo natural.


Instalación de Jardín de Plantas Nativas en la Secundaria 33, Tijuana. Foto por Cesar García

Es por esto que Terra Peninsular está activamente organizando a la sociedad para la conservación de reservas urbanas, de las cuales hablaremos en particular más adelante pero que seguramente podrían existir en todos los municipios de la parte mexicana de la Provincia Florística de California. Y es aquí donde no solo se esta activamente tratando de rescatar alguna comunidad vegetal o un hábitat particular, sino en el que además se está haciendo puente con la comunidades para poderlas empoderarlas, y así rescatar y preservar este patrimonio natural.


Observando áfidos en una Asclepia, planta anfitrión de la mariposa Monarcha en J.N Cuauhtemoc, Tijuana. Foto por Cesar García

De esta manera, creando redes ciudadanas para la conservación, partiendo desde sus comunidades mismas. Creando la maquinaria organizacional y los esquemas necesarios para poder proteger los espacios y los lugares que aun estando dentro de las manchas urbanas merecen ser protegidas. Asimismo, la mejor manera de crear sólidas estructuras sociales para la conservación es sin duda la educación. Por lo cual Terra Peninsular a través de Nativ@s realiza los programas educativos en escuelas públicas y privadas de diferentes niveles, sembrando jardines didácticos de plantas nativas de las Californias y compartiendo con los maestros y la comunidad educativa, recursos didácticos para poder comprender mejor nuestro entorno.

Acercando a las nuevas generaciones a su herencia natural, a través del conocimiento científico de la flora de nuestra región y la sensibilización que resulta de entrar en contacto con la naturaleza, esto no solo nos ayudará a apreciar y entender la belleza de los grandes espacios que (aunque amenazados) aun nos quedan. Sino que también fomentará a las próximas generaciones de conservacionistas o tal vez profesionales del medio natural.


Instalando un Jardín de Plantas Nativas en J.N. Reforma. Foto por Cesar García

El tema de la resalvajización de nuestras comunidades es algo importante y que debe ser impulsado. Estudios científicos demuestran que los seres humanos se desarrollan (psíquica, emocional y físicamente) mejor cuando están en contacto con el medio natural en cualquier etapa de su desarrollo. Así también físicamente, nuestras comunidades y ciudades serían espacios más armónicos si incorporaramos y rehabilitaramos estos espacios salvajes que tanta falta le hacen a nuestras urbes.

Como seres humanos pertenecemos al mundo natural, y aunque esta civilización moderna parece haber extraviado el camino, para aprovechar y mejorar nuestra estancia en la Tierra, hemos de regresar a ese mundo natural.

Acompáñanos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario